Vuelve la conquista un hábito

Alguna vez has pensado que cambiar de quien eres hoy al hombre capaz de decirle a la mujer que quiera lo que quiera o abrazarla tan naturalmente que ella se sienta cómoda y lo vea como algo natura, te puede llegar a tomar años, o no es posible de lograr? Te presento una guía de cómo volver este tipo de cosas parte de tu rutina y convertirlas en un hábito en muy poco tiempo.

Si tu primera pregunta es cuánto tiempo, la respuesta sólo la puedes dar tú porque sólo tú puedes decir qué tan regularmente practicarás estos consejos. Así que entremos en materia.

1. Cualquier situación es buena para entrenar: la idea de este hábito es que no pierdas oportunidad para probar qué sonrisas funcionan con la gente y cuáles no, no tienes que esperar a la mujer perfecta para probar tu sonrisa o tu mirada, pruébala con cuantas personas puedas en la calle o en el mercado o el centro comercial. La idea es que te sientas cómodo disparando tu sonrisa cuando lo necesites o mostrando una mirada misteriosa.

2. Usa frases seductoras con tus amigas: aún cuando no estés interesado en tus amigas, que las trates con algo de seducción de vez en cuando les va a agradar, y te servirá para practicar qué frases y bromas puedes usar para hacer sentir a una mujer esa atracción, cómo son tus amigas luego dices algo que apague esa seducción y listo, sin mayor problema. Pero estás practicando cómo usar frases y sugerencias en una especie de laboratorio para ti.

3. Piensa en los principios básicos de caballerosidad: no tienes que leer mucho en este blog para encontrar algunos principios básicos de caballerosidad, que son oportunidades excelentes y que puedes practicar regularmente que te permiten romper el hielo con las mujeres. Simplemente no exageres, vez a una amiga con frío, le ofreces tu chaqueta, le abres la puerta a una desconocida, le das tu asiento a una viejita en el bus. Ese tipo de cosas, te ayudan a vencer el temor a la exposición pública y la conducta es reforzada por el sentimiento de haber hecho algo bueno. Cuando estés con mujeres hermosas esas cosas te saldrán tan naturales con ellas que ni siquiera tendrás que proponértelo para que sucedan.

4. Tócalas: no te estoy sugiriendo que vayas a la calle a levantar faldas o bajar blusas; me refiero a acariciarles la mano, a tomarlas por la cintura, a abrazarlas de vez en cuando, a poner la mano en la cintura cuando les das un beso para saludarlas. Este tipo de pequeñasa cosas son difíciles al principio y estarás muy consciente de estos movimientos, pero conforme los vayas repitiendo se volverá tu forma usual de hacerlo y dejará de producirte esa sensación de pena o temor a que se enfaden.

Son hábitos porque requieren que los repitas una y otra vez para que se vuelvan parte de ti; luego sin darte cuenta ya no los repitarás conscientemente, es simplemente la forma de hacer las cosas, y en ese punto no te das cuenta de ello pero ya eres un poco más seductor y de una forma natural.

Ahora bien, si te interesa mejorar tu lenguaje corporal, aprender a manejar las conversaciones y todo lo relacionado con conquistarlas, debes leer la información de este sitio: seducción sin barreras o al menos ver este video:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.